¿Cómo afecta el frío y la calefacción a nuestra piel?

La piel se vuelve más seca, más tirante, más sensible, y los que ya la tenéis sensible, pues aún más. La hidratación de la noche cobra especial importancia ya que es cuando se regeneran las células, sin embargo si untas la piel con una crema que contenga derivados del petroleo, parabenos, colorantes, aromas artificiales, esto no te va a ayudar a la hora de la hidratación ya que poco a poco van tapando los poros y dificultan la absorción de los principios activos. Os animamos a familiarizaros con los laboratorios que fabrican cremas y lociones ecológicas y que vayáis probando sus productos sin perder el ánimo si no os acertáis a la primera: cada piel es diferente y podemos tardar tiempo hasta que encontremos la nuestra. Sin embargo cuando lo hayamos encontrado, es un placer muy grande saber que estamos mimando a nuestra piel y no solo estamos logrando resultados a corto plazo, sino estamos ayudando a nuestro órgano más grande a largo plazo también. Hay muchos aceites esenciales que regeneran la dermis y mantienen los tejidos suaves, hay que ir experimentando con cantidades muy pequeñas. Hay muchos libros y en internet se puede buscar las propiedades de cada aceite portador y aceite esencial, lo importante es que os animéis a experimentar y daros el placer de alimentar la piel con ingredientes naturales con el mismo cariño como os alimentáis a vuestro cuerpo. En invierno la manteca de karite es muy recomendable ya que hidrata intensamente..