¿Te gustan los dulces? No es necesario renunciarlos.

Cundo tomamos conciencia del daño que podemos hacer a nosotros mismos a la hora de consumir excesivas cantidades de azúcar refinado, sodas, grasas trans, alimentos con muchos aditivos, nos paramos a pensar cómo vamos a seguir a partir de ahora, ya que queremos disfrutar de los sabores a los que estamos acostumbrados. Especialmente es importante el factor emocional, ya que nuestro cerebro asocia la comida que consumíamos cuando éramos pequeños en el hogar familiar con lo positivo y deseado, aunque, quizás, ahora ya tenemos la información que esto puede ser perjudicial para nuestra salud. Os presentamos la solución en el caso de los dulces para que no tengamos que renunciar para siempre a los pasteles ricos. La solución tiene dos partes. La primera es decidirnos que de todas formas vamos a intentar limitar a los ingredientes muy dulces para aliviar el trabajo del páncreas y otros órganos y prevenir la diabetes, y una opción es decidirnos que durante la semana no tomamos pasteles, pero el fin de semana sí que nos lo permitimos ( esto solo es una idea, usar vuestra imaginación). La segunda parte de la solución es transformar las recetas convencionales en recetas mucho más sanas. Eso sí, los pasteles tendrían que ser caseras, ya que es todavía difícil encontrar pasteles sanos en los pastelerías. Aunque, en algunas ciudades ya existen pastelerías así, sin embargo el precio desafortunadamente es muy elevado. Las pautas básicas a seguir a la hora de preparar los pasteles os las damos en el siguiente post.


No Comments Yet.

Leave a Reply