No beber suficiente agua puede influir en las notas de tus hijos

Esta confirmado hace tiempo que hay relación entre la cantidad de agua que bebemos y la capacidad cerebral. Si estamos deshidratados el cerebro no puede cumplir con sus tareas adecuadamente. Como ya habíamos mencionado en un post es muy importante que no esperemos hasta que tengamos sed sino bebamos pequeñas cantidades de agua a lo largo del día. Un estudio de la Universidad de Leeds revelo que una deshidratación de 1 o 2% ya puede bajar el nivel de concentración y bajar los resultados de los niños en matemáticas. 1 o 2 % de deshidratación no se puede ni notar, ni nos llegan las señales de sed del cerebro. El estudio recomienda a las escuelas tener un plan de hidratación y que se inculque la costumbre de hidratarse durante el día. Creemos que paralelamente nosotros, los padres tenemos que hacer hincapié en beber agua para que los niños aprendan desde pequeño dar importancia a la hidratación.

Artículos relacionados encontráis en la Categoría Hidratación